Las ventajas de la formación online en las empresas

  1. Inicio
  2. Empresas y RR.HH.
  3. Las ventajas de la formación online en las empresas

La formación a distancia es una tendencia que va al alza en los últimos años debido a las múltiples ventajas y utilidades que ofrece esta modalidad.

El e-learning permite a las compañías reducir costes, así como el tiempo invertido para hacer frente a la movilidad que requiere impartir cursos presenciales. Se trata de un sistema virtual de gestión del conocimiento que hace posible mantener a los trabajadores en formación continua para mejorar así la productividad.

Cada vez son más las empresas que caen en la cuenta de la necesidad de apostar por la formación continua de sus empleados. En los últimos años, curiosamente, se estima que alrededor del 50 % del presupuesto que las grandes corporaciones han destinado a actualizar y reciclar los conocimientos de su plantilla fue directo a la formación empresarial online o formación a distancia.

La calidad del e-learning ha mejorado de forma considerable en este tiempo, ya que la implementación de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC) ha propiciado que alumnos y profesores se puedan ver beneficiados de numerosas ventajas. Vínculo directo y permanente, accesibilidad y flexibilidad, amplitud de recursos, ahorro de tiempo y de dinero, conciliación de la vida profesional y la personal…

¿Qué beneficios aporta el e-learning en el ámbito empresarial?

Son muchos puntos a favor de los que se benefician las organizaciones, que ven en este sistema la mejor alternativa para aumentar su competitividad en el exigente mercado en el que se mueven, no importa el sector económico al que pertenezcan.

Captación e impulso del talento: Gracias a este modelo formativo, los negocios tienen en sus manos una herramienta muy potente de gestión del talento. No solamente se les abre un amplio abanico de posibilidades a la hora de elegir la plataforma virtual y el equipo docente que va a seleccionar los contenidos e impartir la materia, sino que también disponen de un mecanismo de control para descubrir y moldear las cualidades y aptitudes de sus trabajadores y adaptarlas a sus procesos productivos.

Accesibilidad y flexibilidad: Las personas que vayan a realizar el curso formativo tendrán la posibilidad de acceder a los contenidos en cualquier momento, ya que estos estarán siempre disponibles. El trabajador, incluso, podrá hacerlo antes de incorporarse a la plantilla, de manera que tendrá la oportunidad de actualizarse e impregnarse de la filosofía de la empresa desde el minuto uno. Y todo ello, las 24 horas del día y los 7 días de la semana, desde cualquier lugar donde se disponga de un dispositivo y una conexión a Internet.

Reducción de tiempo y costes: La formación online es bastante más económica que la presencial, puesto que la logística necesaria es infinitamente menor. Eso hace posible que los negocios puedan reducir costes en esta materia. También en el tiempo invertido en movilidad, ya que los empleados no tendrán que desplazarse a un centro donde se impartan las clases y podrán seguir el curso desde casa o en sus tiempos muertos.

Optimización de la productividad y la rentabilidad: Contar con los mejores profesionales y que estos estén siempre al día de las últimas novedades ayuda a que la productividad de las empresas mejore y, por lo tanto, que también lo haga su rentabilidad. Además, el aprendizaje no estará reñido con el desempeño de las tareas importantes del día a día gracias a que la educación virtual es flexible. Los empleados estarán siempre al tanto de las últimas tendencias y novedades del sector, especialmente en el ámbito tecnológico.

Personalización y adaptación de los contenidos: Este sistema virtual de administración y gestión de conocimientos, aparte, facilita mucho las cosas a aquellas empresas que necesitan ajustar sus proyectos formativos a las exigencias de sus diferentes departamentos o, incluso, profesionales específicos. El método tradicional impone numerosas barreras que se disipan en el aula virtual. Así, por ejemplo, un pequeño negocio con un presupuesto limitado podrá tener acceso a brindar formación a sus administrativos, que será distinta a la de sus informáticos o sus responsables de marketing y ventas.

Conciliación de la vida profesional y la personal: El trabajador sale ganando con esta vía, ya que se le hace mucho más fácil conciliar su vida profesional con la personal. Gracias a que tiene la opción de conectarse desde donde quiera y cuando quiera, será más sencillo seguir el curso sin comprometer el cumplimiento de otras obligaciones, laborales o familiares, ni tampoco su tiempo de ocio. De esta forma, podrá organizarse en función de sus intereses particulares.

Fomento de la igualdad de oportunidades: La formación en línea garantiza que cualquier persona, sean cuales sean sus circunstancias, tenga la oportunidad de tener acceso al aprendizaje en su empresa. No importa si su residencia está lejos de su centro de trabajo o si se trata de alguien con movilidad reducida o cualquier enfermedad incapacitante.

En definitiva, la formación a distancia abre a las empresas un nuevo horizonte infinito de posibilidades que contribuye a fomentar e incrementar sus perspectivas de futuro.

Infórmate ya sobre nuestros cursos online y mejora tu futuro laboral

Otros artículos de interés
Menú