FUNDAE: ¿qué es la bonificación sobre formación programada y cómo puedes beneficiarte de ella?

  1. Inicio
  2. Actualidad Laboral
  3. FUNDAE: ¿qué es la bonificación sobre formación programada y cómo puedes beneficiarte de ella?

Los trabajadores tienen acceso a formación subvencionada. ¿En qué consiste?

Los cursos bonificados ayudan a los trabajadores a formarse con una inversión nula. Así, no pierden competitividad, mantienen sus conocimientos esenciales al día y no tienen que realizar gasto alguno en su cualificación, ya que la formación está subvencionada.

La formación online también puede ser bonificada. Este tipo de formación permite a los trabajadores actualizar sus conocimientos y ahorrarse el coste de los cursos. Así, es más sencillo que actualicen sus competencias, además de no quedarse rezagados en las demandas del propio mercado laboral. Por esta razón, merece la pena conocer en qué consiste este tipo de formación.

¿En qué consiste la bonificación sobre formación programada?

La formación programada es otra forma de decir bonificada. Consiste en un tipo de estudios adaptados a las necesidades de los trabajadores. Se engloba dentro de la formación continua y tiene la peculiaridad de estar subvencionada. Por tanto, el coste que le supone a la empresa y al trabajador es nulo.

El importe de esta formación online bonificada está contemplado en las cuotas de la Seguridad Social. De esta forma, ningún trabajador se queda atrás.

Para solicitarla, la empresa debe cumplir una serie requisitos. El primero es que el trabajador se encuentre dado de alta en la Seguridad Social, algo que se realiza al formalizar el contrato. Además, no debe haber contraído deudas con Hacienda o la propia Seguridad Social y ha de estar al día con los pagos a ambas entidades. Asimismo, cada empresa cuenta con un crédito anual para lanzar estas acciones de formación, un mecanismo que evita los abusos.

¿Cómo se beneficia un trabajador de la formación bonificada?

Acceder a estos estudios es muy sencillo. Existen diferentes compañías que los ofertan y los catálogos suelen ser amplios. Además, están adaptados a las necesidades propias del mercado laboral, pues de otro modo, perderían buena parte de su eficacia.

Así que, para beneficiarse de ellos, el primer paso es encontrar una empresa que los ofrezca; después, hay que revisar su catálogo de cursos y rellenar el formulario de solicitud. Este contendrá los datos y la firma de la persona que solicita la formación. En muy poco tiempo y con pocos pasos es posible empezar. Además, en la mayoría de casos, se imparte en modalidad en línea, lo que facilita el aprendizaje de cualquier trabajador.

Una vez matriculados, los trabajadores tendrán acceso a los contenidos de cada curso y podrán aprender a su ritmo. Esta es la modalidad por la que apuesta la formación de Fundae. De esta forma, los estudiantes adquirirán las competencias y conocimientos que necesitan para mejorar en su puesto de empleo.

Estos cursos también están orientados a personas que no estén trabajando. El objetivo de la formación orientada a estos perfiles es garantizar su acceso al empleo. Es una forma simple de evitar a estos individuos el gasto que llega a suponer la formación, la cual alcanza precios de más de mil euros en cursos muy demandados.

Cada trabajador dispone de una serie de créditos destinados a su formación, los cuales están contemplados en las cotizaciones a la Seguridad Social y varían en función de las cotizaciones del ejercicio anterior. Está sujeto a la contingencia por formación profesional y el tamaño de la plantilla. Además, los trabajadores de una pyme reciben diferentes bonificaciones.

En este caso, los empleados que estén en empresas de menos de cinco trabajadores o que sean de nueva creación tendrán acceso a un crédito mínimo de 420 €. Así, es más sencillo que puedan acceder a esta formación.

Además, el crédito disponible por cada trabajador cambia en función del tamaño de su empresa. Las que tengan una plantilla de entre cinco y nueve tendrán una bonificación del 100 % de la cantidad cotizada; las de entre 10 y 49 trabajadores, un 75 %; entre 50 y 249 trabajadores, sería del 60 %; y, en último lugar, las de más de 250 trabajadores alcanzarían un 50 % de la cantidad cotizada, lo cual se justifica por el tamaño y recursos de estas organizaciones.

Conociendo estos datos, los trabajadores pueden planificar su formación o solicitarla en el departamento correspondiente de la empresa. Siempre tendrán acceso a estas bonificaciones, las cuales, como es lógico, benefician a los negocios de menor tamaño. Esto les da la posibilidad de crecer y permite que sus empleados tengan acceso a unos estudios de calidad siempre que los necesiten.

En definitiva, la formación online combina a la perfección con la programada o bonificada. Está pensada para que los trabajadores puedan formarse con una inversión nula. De este modo, se mantienen actualizados, adquieren las competencias necesarias y la empresa en la que trabajan gana en competitividad. Además, el precio de los cursos es gratuito o está parcialmente subvencionado. En caso de buscar cursos de este tipo, es posiblevisitar nuestra página

Descubre nuestros cursos online y fórmate desde casa.

Otros artículos de interés
Menú