La calidad y la prevención de riesgos: una oportunidad en tiempos de crisis

  1. Inicio
  2. Cursos
  3. La calidad y la prevención de riesgos: una oportunidad en tiempos de crisis

La nueva normalidad trae consigo medidas de prevención de contagios para las que se necesita personal cualificado.

Todas las situaciones de crisis traen de la mano oportunidades. Aunque se prevé la llegada de una importante crisis en el sector laboral, con la destrucción de miles de empleos aparecen nuevas oportunidades para reinventarse, como son los puestos relacionados con la prevención de riesgos laborales.

Aunque la pandemia aún no ha terminado, ya se puede ver que uno de los sectores con un mayor incremento de demanda de formación online es el de la prevención de riesgos laborales. La nueva normalidad ha traído consigo cambios en la forma de relacionarse, en la higiene personal y de los espacios, así como en los sistemas de trabajo.

Todas estas formas diferentes de hacer las cosas, que persiguen prevenir los contagios del virus, implican que las organizaciones van a tener la necesidad de contar con expertos en sus equipos dedicados a desarrollar métodos y tomar medidas de prevención. En consecuencia, los campos con mayor potencial dentro de la prevención de riesgos son:

Prevención de riesgos laborales generalista

Aunque la mayoría de negocios han apostado por el trabajo en remoto, algunas empresas necesitan mantener presenciales al menos parte de sus puestos de trabajo. Si quieren poder garantizar a sus empleados unas condiciones óptimas de seguridad, la figura de un técnico de prevención va a ser ineludible.

Este perfil debe conocer en profundidad las recomendaciones del Ministerio de Sanidad, así como los protocolos recomendados para prevenir contagios en el entorno profesional. Además, tendrá todas las herramientas necesarias para entender cómo funciona la COVID-19, cómo se contagia, cuáles son sus síntomas, etc. De esta manera podrá tener una actitud proactiva y sabrá crear soluciones adaptadas a los problemas y desafíos concretos.

Su conocimiento generalista permitirá aplicar las habilidades y competencias en cualquier tipo de entorno. Independientemente del tipo de actividad o sector de actividad de la empresa, contará con las herramientas para crear un plan de prevención, protocolos de detección y medidas de actuación ajustadas a las necesidades.

Seguridad en el trabajo

En este caso, las necesidades de actuación son diferentes y más específicas, ya que se considera que los trabajadores están más expuestos al virus y, además de las medidas de prevención genéricas, se tienen que tomar otro tipo de medidas más estrictas, ya que se sobreentiende que va a haber exposición en algún momento al virus.

En este campo podemos distinguir dos tipos de entornos laborales: los que estaban expuestos previamente a riesgos biológicos, como hospitales, laboratorios, etc., y aquellos que, por su tipo de actividad, tienen un tráfico de personas muy alto y, en consecuencia, un alto riesgo de convertirse en foco de contagios.

En el primer caso, el responsable de seguridad en el trabajo tendrá que explicar a un personal formado en prevención de epidemias cuáles son las medidas para evitar la propagación de este virus y cómo funciona. En el segundo ejemplo, el trabajo será más intensivo y será imprescindible que el técnico se encargue de dar formación de calidad y a medida que permita al resto de empleados saber cómo actuar y la importancia de cada pauta a la hora de evitar que existan demasiados contagios.

La lavandería de un hospital, por ejemplo, ya está acostumbrada a trabajar con las medidas necesarias para evitar el contagio de infecciones cuando se están manipulando las sábanas sucias de las habitaciones. En el caso de la limpieza de un hotel, aunque están acostumbrados a higienizar la ropa de cama, los protocolos para evitar contactos infecciosos han sido, hasta este momento, más laxos.

Prevención de riesgos laborales del personal de oficina

Quienes se dedicaban a este campo antes han visto cómo en cuestión de semanas sus funciones cambiaban completamente. De orientar su trabajo a prevenir las lesiones físicas ocasionadas por las malas posturas o por el uso indebido de los equipos informáticos, han pasado a ser los responsables de evitar los contagios por coronavirus.

Este tipo de perfil debe conocer muy bien cómo se propaga el virus y todos los síntomas que tienen quienes lo han contraído. Esta información les permitirá adaptar las medidas de prevención a las características concretas de cada espacio. Respetar la separación necesaria, asegurar una correcta ventilación o crear las medidas protectoras necesarias serán algunas de sus funciones más importantes.

Por otro lado, tendrán que diseñar protocolos de actuación para saber cómo actuar en caso de que haya contagiados dentro de los equipos. Saber quienes tienen que someterse a aislamiento y cómo se gestiona la situación será imprescindible para garantizar la seguridad de todos sin perjudicar a la productividad del negocio.

En definitiva, aprovechar las oportunidades laborales que brinda la COVID-19 con formación online relacionada con la prevención de riesgos en el trabajo es una alternativa tan beneficiosa para el individuo como para la empresa, que disfrutará de profesionales formados y podrá garantizar la seguridad en sus instalaciones. Para saber más sobre este tipo de cursos, solo es necesario visitar nuestra web.

Encuentra tu curso online y mejora tu futuro laboral

Otros artículos de interés
Menú