Outdoor training o cómo entrenar actitudes y capacidades

  1. Inicio
  2. Actualidad Laboral
  3. Outdoor training o cómo entrenar actitudes y capacidades

La globalización y los constantes cambios que están viviendo la sociedad y las empresas, ha obligado a desarrollar una serie de capacidades y aptitudes en el trabajo, modificando las técnicas de coaching tradicionales. Una de las que más está triunfando en la actualidad es el outdoor training. Como su nombre en inglés indica, está basado en actividades al aire libre. No es necesario que se lleven a cabo en el exterior, pero sí en un ambiente diferente al que se vive en la oficina.

Una aproximación al outdoor training

Su aprendizaje y capacidades se basan especialmente en vivencias y experimentos. La mente mejora gradualmente su capacidad de aprendizaje cuando se encuentra en este tipo de situaciones. A través de estas prácticas, los trabajadores son capaces de llevar a cabo un aprendizaje e integración de conocimientos, habilidades y actitudes que facilita su desarrollo personal. Por otro lado, al llevarse a cabo también en equipo, permite ayudar a mejorar la integración entre los diferentes miembros, así como la eficiencia y el rendimiento a la hora de desarrollar tareas grupales en el trabajo.

También permite desarrollar las capacidades creativas de cada uno. Incluso a quien le pueda faltar iniciativa para tomar decisiones o para ejercer el rol de líder en un equipo, también podrá adquirir este tipo de competencias. Puede parecerse mucho a un team building. No obstante, tiene una pequeña diferencia, y es que el outdoor training tiene un componente educativo. Está basado en un sistema que plantea un problema inicial al equipo. Este debe ser capaz de analizarlo, interiorizarlo y estimular sus habilidades para encontrar una solución a través de la cooperación, la lógica y dotes de liderazgo.

Previamente, los organizadores de este tipo de entrenamiento, deben llevar a cabo un análisis del equipo y conocer en profundidad a sus componentes, así como las fortalezas y debilidades que tiene cada uno de ellos. Una vez se inicia la actividad, es importante dividir este proceso en cinco partes: experimentar, interpretar, ampliar, aplicar y compartir. Es necesario que los participantes sean capaces de comunicar las decisiones que puedan ir tomando, proponer soluciones, debatirlas con los otros miembros e incluso tomar el mando.

Una iniciativa que surge en Estados Unidos

Aunque parezca extraño, este tipo de entrenamiento empezó en Estados Unidos y Gran Bretaña entre los militares después de la Segunda Guerra Mundial. Se trataba de un entrenamiento de tipo militar a directivos y altos mandos con el objetivo de mejorar su productividad.

Los resultados fueron realmente exitosos, por lo que rápidamente se trasladó a otras empresas. Quienes realizaron este tipo de actividades no solo se volvieron más productivos, sino que, además, obtuvieron más recursos para lidiar con conflictos y capacidades de liderazgo.

Los principales beneficios

En este sentido, el outdoor training plantea múltiples beneficios tanto para la empresa como para los participantes si se invierte en este tipo de actividades. Por un lado, aunque tiene diferencias con el team building, no deja de ser una actividad grupal. Todos los trabajadores pasarán un buen rato, vivirán situaciones divertidas y estrecharán los lazos con sus compañeros. Todo esto mientras aprenden cómo es trabajar en equipo, como es ser un líder, y tener uno, además de trabajar junto a sus compañeros mejorando la eficiencia laboral en equipo. En el plano personal, también se mejoran las capacidades y habilidades profesionales.

Además de la comunicación, la empresa también obtendrá un mayor compromiso por parte de sus trabajadores. Verán su puesto laboral con mejores ojos y eso reducirá el nivel de dimisiones y aumentará su motivación para acudir a trabajar. Este componente motivacional, también hará que los empleados tengan más iniciativas y ganas de emprender nuevos proyectos que puedan llegar a ser beneficiosos para la propia compañía. 

En muchos casos, los trabajadores requieren la capacidad de lidiar con muchas actividades al mismo tiempo. En este sentido, este tipo de entrenamiento también potencia la resistencia al estrés. Incluso, en reuniones, también se cuenta con una mejor capacidad para improvisar y tomar decisiones en poco tiempo. El liderazgo, la facilidad para delegar responsabilidades y la creatividad son otras de las skills que también se ven potenciadas. En muchas situaciones, el trabajador requiere de la realización de un brainstorming para iniciar un proyecto.

El outdoor training va dirigido a cualquier tipo de empresa, pero especialmente a aquella compañía que cuente con equipos de trabajo más reducidos, que requiera eficiencia y conexión a través de una consultaría retail. Al mismo tiempo, también puede ser realmente útil para personas que ostenten un cargo de alta responsabilidad en la empresa.

Otros artículos de interés
Menú