En las reflexiones sobre el mejor modo para adaptarnos a los grandes cambios que se avecinan, hay una reacción natural muy común. Es repasar el modelo de negocio. Mediante este documento se representan los medios y las ideas que se activan para entrar en el mercado.

 

Hay un objetivo determinante y prioritario: la rentabilidad. Pero la cultura empresarial actual subraya que, sin descuidar el beneficio, hay que añadir otros. Las razones son internas y externas a la organización, están vinculadas con ofrecer un sello de excelencia en cada acción que se emprenda.

 

La empresa rentable y sostenible

La responsabilidad social corporativa la percibimos en el mercado como un valor añadido. Es un respaldo sobre la imagen de marca que tarde o temprano, por el peso que ésta tiene como activo empresarial, se traducirá en rentabilidad. En el microecosistema de una empresa la armonía entre los factores de producción favorece la longevidad del negocio.

 

La introducción cada vez más urgente de medidas encaminadas a cubrir esta área pasa por un compromiso ético en las actuaciones. Y se aplica desde en las políticas propias de gestión laboral hasta en otros aspectos ajenos a la misión empresarial. Siempre que sean relevantes entre las preocupaciones sociales que tienen un espacio en este capítulo.

 

Nos sentimos más motivados a compartir objetivos en empresas que saben humanizar sus legítimos intereses comerciales. Por la creación de ambientes que estén en consonancia con las cuestiones acuciantes de la sociedad, se establece un puente de simpatía. En definitiva, se logra una familiaridad positiva y favorecedora del crecimiento.

 

Un plan de transformación y consultoría retail

Al repasar el plan de negocio al que hemos dedicado nuestros mayores esfuerzos, es comprensible ser muy conservador. Sin embargo, todos los días vemos que el mundo cambia y hay que acompañar ese cambio con acciones equivalentes.

 

Una empresa dedicada a la venta retail quizás no tenga mucho tiempo para repensar sus fundamentos de negocio. Es aquí cuando se aprecia la labor de una consultoría retail externa. Las carencias resultan más evidentes para quienes miran por primera vez un proyecto en marcha por la experiencia de casos similares.

 

La ventaja en este punto del sector comercial retail, es que pese a la variedad de categorías de productos hay una gran similitud de fondo. Los clientes tienen reacciones parecidas en los múltiples ejemplos de excelencia en la gestión.

 

Las organizaciones exponenciales

El concepto de organización exponencial nació recientemente, apareció formulado por primera vez en el libro Exponential Organizations de Salim Ismail, Yuri van Geest, Michael S. Malone. Para estos autores es necesario cambiar los modelos que servían como fuente de inspiración del éxito empresarial en el siglo pasado. En el siglo XXI se imponen nuevos paradigmas que favorezcan las energías para enfrentarse a la competencia. Si sabemos extraer las lecciones dadas por compañías que han salido de la nada hace pocas décadas, quizás tengan aplicación a nuestra escala.

 

En el marco teórico propuesto como características básicas de las organizaciones exponenciales, encontramos la acción de descubrir un propósito real. Este propósito debe servir de inspiración y transformación para la sociedad. Ocupa el lugar del concepto de misión en los “viejos” planes de negocios. Constituye una vía para crear una cultura nueva de empresa y motivar a los trabajadores en un esfuerzo común.

 

Cómo descubrir el propósito real de una empresa

En la literatura de gestión empresarial se habla de MTP (massive, transformative, purpose). Es decir, si sumamos los términos un propósito masivo y transformador. No pretende describir qué sucede de puertas a dentro de la empresa, la forma de actuar. Es un objetivo inspirador para toda la organización e informador del aporte de valor que se pretende dirigir hacia la sociedad.

 

Contiene las siguientes notas distintivas:

  1. Representa el mismo valor para todos los miembros de la organización. No prioriza unas funciones sobre otras, es igual de válido en cada departamento.
  1. Señala una aspiración común a los objetivos que puedan establecerse.
  1. Tiene una parte racional y otra dirigida a las emociones con un equilibrio entre ambas. Debe fijarse en la mente de los trabajadores y clientes, la parte emocional hace más cómodo ese paso.
  1. Sugiere veracidad y confianza, y estar enraizado en la cultura de la empresa. No es un eslogan vacío, debe descubrirse en la calidad de los productos y servicios patrocinados por la compañía.

 

Como conclusión, las empresas han tendido hasta la actualidad un gran interés por desarrollar sus métodos internos de actuación. Lo ideal es que fueran eficaces, rápidos y que permitieran trabajar en sintonía por los mismos objetivos.

 

Hoy se descubre la necesidad de orientar esos esfuerzos hacia el impacto que causa la organización en el exterior. El mercado es un sistema social que devuelve buenos resultados cuando percibe empatía y compromiso con las causas de todos. El modelo de negocio ha de responder a esta nueva filosofía de crecimiento.

Si te interesa saber más sobre estas cuestiones no dudes en contactar con nosotros para ampliar los temas tratados aquí.

 

 

Otros artículos de interés
Menú