La transformación digital cala en cultura corporativa

  1. Inicio
  2. Actualidad Laboral
  3. La transformación digital cala en cultura corporativa

La transformación digital es fundamental para la cultura de la empresa. ¿Qué pueden hacer las organizaciones para mejorar a través de la digitalización?

Para saber cuáles son los principales pilares que ayudan a esta transformación digital, este artículo ayuda a mejorar considerablemente la cultura corporativa, especialmente en la consultoría retail. Como este sector es el encargado de entregar finalmente el producto a los clientes, su digitalización es clave.

Pilares de la transformación digital

Las premisas básicas para llevar a cabo este cambio, requieren tener en cuenta cuestiones sobre los recursos humanos, los líderes de las empresas y el entorno de trabajo. Eso sí, es importante que estas modificaciones sean paulatinas, es decir, que sean comunicadas a todo el mundo y que puedan ir asimilándose poco a poco. De nada sirve hacer cambios punteros que no son comprendidos por los empleados y que, por tanto, no pueden ponerse en práctica.

Antes de entrar en cada uno de estos pilares en detalle, cabe resaltar que una óptima comunicación es imprescindible. Hablar con los diferentes grupos de trabajo es la solución perfecta para saber qué cambios aplicar y cuáles no son prioritarios.

Digitalización de los recursos humanos

Antes de iniciar las modificaciones pertinentes entre los empleados, es interesante conocer qué conocimientos tienen sobre las nuevas tecnologías. Es decir, cuál es su punto de partida y qué tipo de formación necesitarán una vez que se implementen los cambios (básica, media o avanzada). Además, también es aconsejable analizar cuál es su predisposición a la digitalización.

En ocasiones, los trabajadores son reacios a introducir cambios tecnológicos en su día a día. En estos casos, además de la formación correspondiente, es conveniente mostrarles los beneficios que van a obtener: explicarles qué tareas no tendrán que realizar de forma repetitiva, que dejarán de dedicar parte de su tiempo a cuestiones con poco valor, que el medioambiente se verá beneficiado, etc.

En resumen, convencerles de las ventajas que tiene la aplicación de novedades, es fundamental para que se tomen la formación más en serio y que, de esta forma, esta resulte efectiva.

Del mismo modo, una vez que la transformación digital haya tenido lugar y haya pasado un periodo de adaptación, llega la hora de preguntarles. Es importante consultar si los cambios han sido positivos, si hay alguna cuestión que echan de menos… En definitiva, cómo se podría seguir mejorando para que todo funcione a gusto de todos.

Cambios digitales a nivel de liderazgo

La era digital también afecta de forma directa a los líderes. En este caso, estas personas son las que se encargarán de tomar las decisiones y de establecer qué cambios se van a llevar a cabo y cuándo. Por tanto, la formación de los líderes corporativos en materia digital es esencial. Ellos son los primeros que han de confiar en las bondades de la digitalización.

De hecho, si éstos son capaces de ver las ventajas de este proceso, transmitirán esta información con convicción e ímpetu al resto de la plantilla. Por tanto, es necesario que dediquen parte de su tiempo a comparar varias opciones digitales, a plantear qué necesita su empresa, qué prioridades hay que optimizar, etc.

Como se comentaba antes, esto podrían hacerlo con la ayuda de los empleados, a los que pueden cuestionar puntos de mejora a través del buzón de sugerencias.

Resumiendo, no hay que escatimar en el tiempo dedicado a analizar la situación digital de la empresa. Ha de considerarse como una inversión que recogerá sus frutos meses o años después, pero que, a buen seguro, siempre será positiva.

Entorno de trabajo

El tercero de los pilares sobre los que se aplica esta renovación, es el lugar de trabajo. Por ejemplo, si se desean implantar modalidades de teletrabajo, es preciso contar con la infraestructura de ordenadores y conexión a internet adecuada. Del mismo modo, las videoconferencias serán posibles siempre y cuando existan salas perfectamente preparadas y acondicionadas.

El entorno de trabajo no solo se extiende a la oficina o al espacio presencial en la empresa, pues quizás algunos trabajadores se desplacen o trabajen con flexibilidad desde otros lugares. Por eso, para asegurar la digitalización, puede ser interesante dotar a los trabajadores de las adecuadas herramientas tecnológicas.

Un buen ejemplo es el de los buscas o móviles inteligentes para todos los trabajadores, mientras que los supervisores pueden contar con aparatos como tablets. La eficiencia en la comunicación ha de ser el punto de partida para decidir qué acciones tomar o qué material puede resultar útil para mejorar la productividad de la empresa.

En definitiva, la transformación digital es un must para todos aquellos sectores que quieran mostrar una buena cultura de empresa. Hoy en día, no puede concebirse una buena organización sin la digitalización de la comunicación, del comercio online y de otra serie de cuestiones que facilitan y agilizan enormemente un gran número de tareas.

Otros artículos de interés
Menú