La importancia del packaging en consultoría retail

  1. Inicio
  2. Empresas y RR.HH.
  3. La importancia del packaging en consultoría retail

En materia de consultoría retail, son múltiples los elementos que han de converger para conseguir diseñar un  plan óptimo que marque las líneas maestras de toda estrategia, encaminada a incrementar los índices de retorno de la inversión. Uno de ellos es el referido al arte del packaging, que se postula con tendencia alcista para otorgar un valor añadido al producto, favoreciendo así un mejor posicionamiento en el mercado. Sin duda, en materia de consultoría de comercio y alimentación, el packaging cobra un papel preponderante, a la altura de su importancia, para incidir en la opción de compra de los potenciales consumidores.

¿Qué es el ‘packaging’?

En su vertiente más innovadora, el packaging no es sólo una metodología que atiende al mero empaquetado o embalaje de los productos, sino más bien, a un arte que bebe del diseño y de la creatividad con el objetivo de atraer la atención de un determinado público objetivo en el mismo punto de venta. Es decir, justo donde no se puede fallar.

 

En un mercado globalizado, la diferenciación entre productos es fundamental para determinar una opción de compra u otra. En este escenario, la elección de un packaging visualmente atractivo y funcional, pude ser ese valor añadido que desemboque, en una operación favorable en detrimento de los competidores, que no hayan sabido adaptarse a las exigencias establecidas por unos usuarios cada vez más exigentes.

Primera impresión

Para causar una buena primera impresión no existen segundas oportunidades. Por este motivo, el packaging de un producto, ha de ser la carta de presentación idónea que penetre en la mente de los potenciales consumidores de la forma óptima, para conseguir el objetivo planteado. Se ha de tener en cuenta que el packaging, a su vez, favorece la perdurabilidad de la imagen, por lo que se trata de un puntal en toda estrategia de venta de productos tangibles.

 

A la larga, el packaging es un poliedro de funcionalidades cuyas diferentes caras, caminan en la misma dirección, la de hacer más atractivo a un determinado producto en el mismo punto de venta para favorecer su adquisición.

¿Cuáles son las funciones del ‘packaging’?

En primer lugar, proporciona una adecuada protección al contenido con el objetivo de que, pueda llegar al consumidor en las condiciones óptimas. En el caso de la alimentación, manteniendo siempre las propiedades organolépticas.

 

En pro de una mayor ergonomía y funcionalidad, un buen packaging también ha de facilitar el transporte y el almacenamiento, consiguiendo así que los compradores puedan optimizar el espacio disponible.

 

Además, el packaging tiene que contener toda la información legal exigida por la normativa vigente, con sus especificaciones correspondientes y, si se diese el caso, con los protocolos de utilización.

 

Además de las citadas funcionalidades, su confección ha de estar ajustada a las tendencias en materia de diseño. Y es aquí donde entra en juego la creatividad para otorgar el verdadero valor añadido.

 

Por todo ello, se podría decir que el packaging no sólo protege, sino que también informa, facilita su uso y es en sí mismo un arma para favorecer determinadas opciones de compra. Confiere a su vez una imagen perdurable que fomenta el recuerdo del producto, algo que podrá repercutir de forma positiva en futuras operaciones de compra.

Hacia el eco-packaging

Gracias a la paulatina concienciación social en materia de reciclaje, la tendencia que cobra más fuerza en los últimos años es la del eco-packaging. Se trata de envases que mantienen toda su carga atractiva pero que son reciclables y que incluso, están confeccionados con materiales reciclados. Gracias a la innovación y al desarrollo, ya es común ver varias propuestas tan vanguardistas como respetuosos con el medio natural, favoreciendo así el desarrollo sostenible.

‘Packaging’ en la hostelería

Los productores no son los únicos que deben velar por implementar en sus productos un packaging a la altura de las circunstancias. En este sentido, el sector hostelero también ha de saber diferenciar, cuáles son los productos más atractivos que pueden exhibir ante su público. Y es que la imagen global de un determinado negocio hostelero, también dependerá en buena medida de la imagen que presenten los diferentes productos exhibidos al público.

 

Por este motivo, este tipo de establecimientos ha de tener en cuenta que siempre será más fácil, vender productos que tengan una presentación atractiva. Todo ello sin olvidar que un buen packaging, puede llegar a generar emociones entre los potenciales compradores.

 

En definitiva, existen diversos estudios profesionales que demuestran que un packaging adecuado, puede influir en la decisión de compra hasta en más de un 50 por ciento. Por ello, y a través de acciones formativas que aporten valor y rendimiento a las empresas, en Freshco, ofrecemos soluciones innovadoras y totalmente personalizadas. Un buen hacer avalado por más de 15 años de experiencia en el campo de la consultoría retail. Se trata de una apuesta segura en materia de comercio y alimentación que a buen seguro, repercutirá en los índices del retorno de la inversión. En este enlace se puede obtener más información al respecto.

 

 

Otros artículos de interés
Menú