El Self Management empieza por cada persona: ¿qué habilidades demanda una organización?

  1. Inicio
  2. Actualidad Laboral
  3. El Self Management empieza por cada persona: ¿qué habilidades demanda una organización?

Todo el mundo puede llegar a ser más autónomo llevando a cabo una serie de disciplinas, que no son más que las habilidades que demanda una organización para conducirla al éxito. Si las personas fueran capaces de vivir y trabajar de una manera autogestionada, los negocios serían mucho más fáciles de conducir. Pero ¿cuáles son esas habilidades?

Valores

Vivir conforme a los valores que uno tenga es vital para no confundir a las personas que le rodean, ya que a todo el mundo le gusta poder predecir cómo se comportará el otro. En el ámbito laboral, es importante que los compañeros sean capaces de conocerse unos a otros, porque eso da mucha seguridad y confianza en los demás.

Tener una buena ética laboral parece hoy toda una hazaña. Es curioso cómo valores como la honestidad, la puntualidad, la eficacia y la diligencia pueden considerarse anticuados, pero son cada vez más apreciados, precisamente porque escasean. Estar orientado a la acción, hacer que las cosas funcionen, estar dispuesto a hacer lo que sea necesario… son habilidades de autogestión que no abundan, pero son esenciales para que todo funcione.

Cumplir las promesas

Nadie sabe leer la mente, por lo que hablar claro es una habilidad que parece sencilla, pero en la práctica no lo es tanto. Y esto cobra más importancia cuando se hace una promesa al equipo. Es importante motivar a los demás, sobre todo si se es responsable de un grupo de personas, pero siempre con mesura, sin prometer algo que no se va a cumplir.

Responsabilidad

Para la dirección de empresas es necesario sacrificio, lucha y, sobre todo, responsabilidad. No todo el mundo quiere aceptar esto, pero cuando se pide hay que ser plenamente consciente del peso que tiene sobre los hombros. Y es que una empresa sin un buen líder está condenada al fracaso, sin dejar de lado otros aspectos que también son importantes para conducir una empresa al éxito.

Confianza

Dar y demostrar confianza es el pilar básico de cualquier relación; es más, nadie puede esperar que confíen en él si no está dispuesto a confiar en los demás primero. Al fin y al cabo, la confianza es el resultado de las expectativas cumplidas y eso en un equipo es primordial.

Pero ¿por dónde empezar para construir esa confianza? Ser trabajador, pero sobre todo productivo es un buen comienzo, ya que un buen self management puede convertirse en ejemplo para los demás, no tanto por lo que dice, sino por lo que hace. Crear buenos hábitos y rechazar los malos (en la medida de lo posible) también es un excelente camino, ya que los primeros reconducen la energía para que sea constructiva e impulse a la persona. Por el contrario, los malos hábitos consumen mucha energía y acaban agotando.

El aprendizaje continuo

La formación continua es la mejor manera de no quedarse atrás y ganar en autoestima. Una persona que se forma para mejorar en su profesión o en el ámbito individual se convierte en alguien interesante y atractivo. Leer con voracidad, escuchar para aprender y luego enseñar y compartir todo lo aprendido, genera lazos personales difíciles de romper. 

Pero esto no está tampoco exento de dificultad; nadie va a dar su atención desinteresadamente, sino que esa atención hay que ganársela y mantenerla. Una actitud cortés, respetuosa y llena de buenas intenciones, ayudará bastante a entrar en el espacio individual de cada uno.

Utilizar los buenos modales no es algo anticuado, sino gestos que siguen ayudando mucho en la vida y en la relación con los demás.

Olvidar los hábitos tóxicos

No hay nada peor que una persona tóxica, que vaya siempre de víctima y mártir, sin darse cuenta de que lo único que consigue es que los demás le rehúyan. Muchas veces la soledad es consecuencia del victimismo, pero es muy difícil darse cuenta. En el plano laboral, nadie puede con un compañero o jefe que nunca asuma las culpas y esté siempre quejándose. Hay que saber mirar hacia adelante y buscar el lado positivo de las cosas.

En conclusión, el self management o la autogestión se puede lograr a través del desarrollo de ciertas habilidades y será de mucha utilidad, tanto en lo personal como en lo profesional. Una buena actitud siempre ayudará a las relaciones con compañeros y amigos y redundará en el beneficio propio.

Otros artículos de interés
Menú