¿Cómo preparar a los empleados para el cambio?

  1. Inicio
  2. Empresas y RR.HH.
  3. ¿Cómo preparar a los empleados para el cambio?

Preparar a los empleados para un cambio organizacional requiere de esfuerzo y orientación; si se logra, el resultado será un rotundo éxito.

El cambio es lo único permanente en una empresa y aunque éste se da de manera natural a lo largo del tiempo, hay muchos factores que lo aceleran. Lograr responder con eficacia a la pregunta ¿está mi empresa preparada ante la disyuntiva de un cambio organizacional? no es nada fácil. Hay que contemplar distintos aspectos, como el humano, el cognoscitivo o incluso el cultural.

En este artículo acerca de la preparación de una empresa y el personal que trabaja en ella para los cambios que cada vez más requiere el mercado, se habla del desarrollo tecnológico como parte fundamental de la evolución de una compañía, además de factores de freno para lograr subir un escalón y, por supuesto, las claves para hacerlo con éxito y de una manera rápida.

Cómo llegar al cambio

En muchas empresas, especialmente aquellas que no se dedican al ramo tecnológico per se, hay algunos factores de resistencia en las personas que son observados detenidamente por la consultoría retail.

Factores de actitud

La predisposición a los cambios es clave. La falta de actitud positiva hacia éstos, significa un freno a cualquier actividad que derive en ellos. Esta actitud ejerce una influencia muy grande en la evolución tecnológica. Por eso, muchas empresas invierten en este paso fundamental para lograr el éxito.

Aspectos culturales y de conocimiento

En una empresa se juntan dos factores que pueden ser muy exitosos o resultar explosivos a la hora de contactar. Por un lado, la cultura de la empresa en sí, y por otro, la cultura de cada uno de los integrantes del equipo de trabajo. La falta de conocimiento tecnológico suma a este freno y dificulta la evolución. ?

El impacto generacional

La evolución tecnológica y organizacional tiene uno de sus mayores frenos en ciertas generaciones de trabajadores. En concreto, las de aquellos que son mayores, o están menos acostumbrados a los cambios rápidos y a la tecnología como parte fundamental de ellos.

¿Y si el freno es de la propia empresa?

En muchas ocasiones, la responsabilidad no recae sobre el empleado, sino sobre la propia compañía y sus dirigentes, quienes no tienen la capacidad de gestionar la evolución adecuadamente. La identificación de problemas, la toma de decisiones y el convencimiento propio de esa necesidad de cambio, ayudan considerablemente a la solidez de las adaptaciones a la nueva realidad.

Estrategias para adaptarnos a un cambio organizacional efectivo

Para lograr eliminar los frenos en la adaptación y cambio, las empresas deben enfocar sus energías en desarrollar varias estrategias de refuerzo.

Mentorización

La mentorización se utiliza para acompañar en el proceso de cambio al empleado, brindándole siempre asesoramiento y ayuda sobre diversos aspectos para que la adaptación sea más rápida y efectiva. Esta estrategia tiene especial influencia en los frenos relacionados con la falta de actitud o de cultura.

La mentorización se realiza siguiendo ciertas pautas progresivas que hacen que el trabajador, finalice la misma con los conocimientos suficientes para su adaptación. Estas pautas reciben el seguimiento de otros trabajadores que ya han logrado esa evolución o de personas externas, cuya función exclusiva es hacer entender.

A la hora de llevar a cabo este proceso, el trabajador debe entender los beneficios de la evolución tecnológica y el cambio organizacional que debe autoimplantarse; ha de tener una motivación extra y recibir apoyo en la gestión de los cambios necesarios para no ser derrotado por la falta de cultura.

La mentorización también debe contemplar que habrá un tiempo para que el trabajador se adapte de la mejor manera. Este tiempo sirve para asimilar el nuevo enfoque y la necesidad de cambio de estatus. También dentro de esta fase, el trabajo y apoyo en equipo deben ser claves, especialmente de aquellos compañeros que tengan más experiencia.

Formación

En la dirección de personas, la formación para entender el aspecto tecnológico en el cambio organizacional, es una de las principales claves, no solo para lograr esa adaptación, sino para perpetuarla e ir modificándola con el tiempo. Que todas las generaciones hablen el mismo idioma tecnológico, ayudará sobremanera al logro de ese objetivo.

Una formación integral en tecnología no solamente incluye el software y el hardware que utiliza la empresa. Debe ir un paso adelante y lograr una mayor sensibilización en el empleo de distintas herramientas, que puedan ser la llave de evoluciones posteriores.

Sin duda, los cambios organizacionales son la clave para lograr convertir una empresa de caduca a perenne. Los cambios comienzan desde dentro y los empleados son la llave para que surtan efectos positivos.

Preparar a los empleados para lograr los objetivos evolutivos hacia un uso profundo de las nuevas tecnologías, es parte de la estrategia organizacional de las empresas. Vale la pena la inversión, el tiempo y el esfuerzo para que todos los colaboradores de la compañía, remen a la vez y hacia la misma dirección. Y ahora bien… ¿tu empresa está preparada para ese cambio organizacional?

Otros artículos de interés
Menú