Age Management: asignatura obligatoria para las empresas

  1. Inicio
  2. Empresas y RR.HH.
  3. Age Management: asignatura obligatoria para las empresas

Teniendo en cuenta que varias generaciones pueden convivir en el ámbito de una empresa, conviene establecer medidas de age management.

A la hora de aplicar estas políticas no es posible actuar de manera azarosa, hay que implementar medidas concretas, certeras y que sirvan para establecer un equilibrio. ¿Por dónde empezar?

La convivencia de varias generaciones de individuos es algo común en las empresas, en especial en las de mayor tamaño. Además, es una situación lógica, normal y que debe mantenerse para garantizar la propia supervivencia del negocio, ya que las personas de mayor edad cuentan con una experiencia esencial que transmitir a las generaciones siguientes. No obstante, combinar las habilidades, talentos y capacidades de cada generación es una asignatura pendiente de muchas organizaciones.

¿Cómo potenciar el age management?

Las diferencias generacionales resultan muy palpables en ciertas ocasiones y las necesidades de cada grupo de individuos varían notablemente. Al fin y al cabo, una persona de 25 años y una de 45 se encuentran en puntos diferentes del ciclo vital. Además, a esto se suma la tendencia a pensar que la juventud es sinónimo de talento y que la vejez es, necesariamente, un periodo de estancamiento y deterioro.

También contribuye a esta creencia el auge de la digitalización y los cambios rápidos que se producen en la sociedad y el mercado. Esto exige respuestas en poco tiempo por parte de las empresas y una adaptación casi continua, en la que no se suele tener en cuenta a personas mayores de 45 años.

Sin embargo, las organizaciones cada vez empiezan a ser más conscientes del error que cometen, ya que no están aprovechando el talento y la experiencia acumulada de una persona que lleva varias décadas en el mercado laboral. Quizás un individuo joven, lleno de ganas, talento e ímpetu, es una opción atractiva, ya que tiene toda una carrera que construir; pero hay que invertir en su formación y en pulir sus aptitudes.

Además, los expertos recomiendan no discriminar a personas de mayor edad durante el reclutamiento. Esto viene dado, por un lado, por el envejecimiento de la población y, por otro, por no dejar de lado el valor que esconden estas personas.

Para potenciar el manejo de la edad en la empresa, hay que establecer formaciones específicas con el objetivo de actualizar los conocimientos y habilidades de los senior. No es recomendable dejarles fuera de la adquisición de las competencias necesarias para desarrollar su trabajo satisfactoriamente, ya que afectaría negativamente a toda la organización de la empresa.

En este aspecto, la formación de personal puede realizarse recurriendo al coaching o a la personalización de las acciones. El objetivo es lograr una adquisición de conocimientos rápida y efectiva, algo que no debería ser tan costoso para una persona con varias décadas de experiencia laboral. Estos son buenos conocedores de cómo funcionan los mecanismos de una empresa y de su propia capacidad de adaptación a los cambios.

Asimismo, es muy interesante y útil establecer programas para aprovechar el conocimiento y la experiencia de los trabajadores senior. Como ya se dijo, no importa que un joven sea talentoso y que aprenda rápido, si no encauza su ímpetu y descubre cómo desarrollar su trabajo de manera efectiva. A veces estos conocimientos se adquieren con la práctica, pero es posible acelerar el proceso con un sistema de tutelaje llevado a cabo por individuos de mayor edad.

Esto permite estrechar los lazos y generar confianza entre las personas de diferentes edades, así como el necesario intercambio de conocimientos. Se trata de una apuesta por una integración de los empleados basada en lo que aporta cada uno al conjunto de la formación. De esta manera, no se dan discriminaciones, sino que se fomenta el trabajo en grupos de manera coordinada.

Por último, también es importante conseguir una flexibilización de los horarios, la cual garantice la conciliación de aquellas personas que tengan familia. Asimismo, es interesante dejar claras las condiciones para el retiro de los trabajadores, ya que servirá para atraer el talento y los empleados de mayor edad. Pero también es un añadido para los más jóvenes, quienes aprenderán a ahorrar y planificar para garantizar un retiro que les permita mantener una buena calidad de vida.

En definitiva, garantizar la convivencia de diferentes generaciones en el seno de una empresa es importante. Ante el envejecimiento de la población y la bajada de la natalidad hay que buscar las adaptaciones necesarias, lo que permite dar empleo a personas que, hasta hace poco, no resultaban interesantes. El aprecio excesivo por la juventud y el desprecio absoluto de la vejez han causado prejuicios que, por suerte, están empezando a desaparecer.

Así, el age management cada vez tendrá un mayor peso en el mundo empresarial, por lo que conviene adaptarse a las necesidades de la población y garantizar la supervivencia de la organización.

Otros artículos de interés
Menú